fbpx

Proyecto de Ciclo

Taller de Huerta

Proyecto en el Taller de Huerta (año 2019)

Una  huerta en el colegio es una herramienta educativa muy valiosa que fomenta el respeto medio ambiental, los valores ecológicos, el conocimiento de la sostenibilidad, permite disfrutar de alimentos cultivados por los propios escolares y valorar sus propiedades para nuestra salud.

En este marco nuestro proyecto de huerta, sigue creciendo desde hace ya 3 años, transformándose y permitiendo el aprendizaje de nuevas técnicas.

Luego de haber  vivido la experiencia del cultivo hidropónico, este año hemos apostado por la técnica de cultivo orgánico.

Para lograr dicho objetivo, contamos con un invernadero que se encuentra en el área de preescolar. Esta disposición,  permite la interacción e involucramiento con el proyecto, de todos los niveles del colegio, desde preescolar a secundaria.

Cualquier escuela puede tener su propia huerta orgánica. No es necesario contar con un gran espacio abierto,  jardines ni  parques. 

Existen recursos sencillos para armar huertas en espacios reducidos, tales como las huertas verticales, en cajones o macetas.

Basta un sector con buena recepción de luz solar y algunas ideas para optimizar espacios.

El resto será simplemente dejar fluir ideas y dedicación de la comunidad escolar para  sembrar  y ver crecer, de manera orgánica, hierbas y alimentos saludables.

A través de la huerta, los alumnos pueden vivenciar múltiples experiencias  que  van desde la incorporación de contenidos curriculares hasta la salud física.  

Por  todo esto, colegio ha tomado la iniciativa de encarar la aventura de sembrar desde el aula, y queremos invitarte a compartirla.

Proyecto  del año 2018 en Taller de Huerta

PROYECTO DE TALLER DE LABORATORIO: CULTIVO HIDROPÓNICO

FUNDAMENTACIÓN

 

La enseñanza y aprendizaje de las Ciencias Naturales, como ciencia experimental, encuentra en el laboratorio uno de los lugares más propicios para su desarrollo.

En este ámbito no sólo los contenidos procedimentales toman su real dimensión, sino que los contenidos conceptuales son revisados y puestos en práctica, además de aparecer los problemas que trae el “hacer” que no aparecen en los papeles y que plantean un nuevo desafío que también es necesario aprender a resolver.

El trabajo en el laboratorio no solo permite revisar los contenidos conceptuales de otros espacios y desarrollar sus aspectos procedimentales, sino también sus aspectos actitudinales.

Es en el laboratorio, quizás más que en otros espacios, donde las actividades se realizan en forma grupal, ya que difícilmente pueda ser una tarea solitaria, por lo que se pone en práctica la cooperación.

Si bien el Laboratorio puede constituir una herramienta muy útil para la enseñanza de la biología, lo fundamental es la forma en la que este espacio sea utilizado y que lo que en él se proponga, pueda generar en el estudiante un aprendizaje significativo y a la vez útil, tanto para el sujeto como para la comunidad.

De aquí partimos para la propuesta de trabajar en el Laboratorio con el “Cultivo Hidropónico”.

¿Por qué cultivo hidropónico?

No todos los liceos de Montevideo poseen espacios abiertos en los que realizar una experiencia de Huerta Orgánica, y esa no debería  ser razón para privar a los alumnos de dichos centros educativos de lo enriquecedor de la experiencia.

Es una manera fácil y económica de realizar cultivos de vegetales aptos para el consumo, sin la necesidad de utilizar agrotóxicos ni fertilizantes.

Es una experiencia en la que los alumnos pueden “hacer todo”, desde la elección de las variedades de vegetales hasta la búsqueda de materiales para reciclar y utilizar en el práctico.

Es una experiencia que puede fácilmente abarcar todo el año lectivo, pudiendo ser relacionada con los diferentes temas del programa de 1º año de ciclo básico (lo que no implica que no pueda ser valiosa por sí misma y para los otros cursos con los que se comparte el Laboratorio).

 

Taller de Huerta